Concierto en el Gator Bowl en Jacksonville

11 de setiembre de 1964 – Los Beatles actúan en el Gator Bowl, en Jacksonville, Florida.

Después de la conferencia de prensa en el hotel, The George Washington, dos docenas de policías batallaron contra 500 fans durante 15 minutos en el estacionamiento del hotel en la intersección de las calles Julia y Monroe tratando de sacar a los Beatles del ascensor para introducirlos en su limusina.

Les tomó 15 minutos recorrer 8 metros hasta que finalmente, la policía condujo de manera rasante por entre la multitud con la ayuda de motociclistas que se prestaron para transferir al grupo hasta el remolque que se encontraba en el Gator Bowl a eso de las 7:15 pm.

A pesar de los gritos de las chicas, los Beatles se negaron a salir hasta que los noticieros de la TV y los camarógrafos abandonaran el recinto. Filmar a los Beatles tocando era una mercancía muy valiosa, por lo que los camarógrafos se negaban a salir. Derek Taylor no tuvo más remedio que salir en varias oportunidades con micrófono en mano y con las mangas de su camisa arremangadas, para darles un ultimátum: Los Beatles están a 30 metros, han hecho miles de kilómetros para estar aquí. Lo único que impide su aparición son las cámaras. También explico que las filmaciones se vendían en forma de noticiarios y eran proyectadas en los cines , sin que los Beatles percibieran ningún royalty.

El Capitán C.I. Raines y el Capitán I.L. Griffin finalmente fueron los que pusieron punto final a la discusión y sacaron a los camarógrafos. Los oficiales de policía físicamente sacaron a 8 camarógrafos, mientras cubrían con sus manos los lentes de sus cámaras.

Derek Taylor le explicaría más tarde a un reportero del “Florida Times-Union” en el avión que el principal problema con los camarógrafos era el dinero, se movía mucho dinero alrededor en detrimento de los Beatles y que era la primera vez que había tenido que dar un discurso al respecto.

En Detroit, lo primero que anunciaron los Beatles era que se negarían a salir a actuar en el recinto de Jacksonville si la audiencia de color era segregada. Ellos habían escuchado que a la gente de color de Florida solo se les permitía sentarse en los balcones durante los conciertos. Su declaración fue leída en público. “No vamos a aparecer si a los negros no se les permite sentarse donde quieran hacerlo”. Por lo tanto, las autoridades se cuidaron de maltratar a dicho público durante el concierto.

El concierto transcurrió sin problemas, a pesar del fuerte viento producto del paso del Huracán Dora, que despeinaba sus cabellos y arremetía contra sus instrumentos mientras estaban tocando. Los fans intentaron subir al escenario después de la ultima canción pero la policía se los impidió.

Aunque 30.000 boletos se vendieron para la ocasión, solamente asistieron 23.000 fans porque la fuerza del huracán destruyó algunas vías y puentes que impidió el libre tránsito y muchos no pudieron asistir al concierto.

El Presidente Johnson estaba en Jacksonville inspeccionando los daños que el huracán había ocasionado mientras los Beatles daban su concierto. Esa noche, pocos minutos después de la media noche, su avioneta despegó rumbo a Boston desde el aeropuerto Imeson.

FUENTE: Los Beatles día a día de Barry Miles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s