Michael Jackson se hace dueño de las canciones de los Beatles

10 de agosto de 1985- La estrella del pop Michael Jackson compra a la ATV Music los derechos del catalogo de canciones de Lennon y McCartneyJackson pago una suma de 47 millones de dolares.

Inicialmente McCartney había sugerido a Jackson comprar los derechos en sociedad pero Michael decidió hacer las negociaciones por cuenta propia, lo cual produjo el enojo de McCartney y la enemistad entre ambos.

Paul McCartney calificó la compra por parte de Michael como de alta traición y una operación de perro sarnoso. Llegó a decir: Crees que alguien es tu amigo, y de repente, llega y te roba la misma alfombra en la que te sentabas con él.

Yoko Ono culpo a Paul McCartney por la perdida de las canciones y de haber ofrecido muy poco dinero por el catalogo.

El catalogo incluye un total de 4000 canciones junto a todas las canciones de Lennon y McCartney, a excepción de Love Me Do y P. S. I Love You (ambos actualmente propiedad de la compañía de McCartney, MPL).

Para obtener el catálogo, Jackson ofreció un precio más alto en la difícil competición de EMI, la CBS, del Lawrence Welk Group y de Coca-Cola Corporation.

Paul, Linda y Michael Jackson

 

En noviembre de 1981 Paul McCartney intento comprar el catalogo y se presentó ante el todo poderoso Sir Lew Grade, acompañado por un par de abogados del bufete de Lee Eastman, el padre de su mujer Linda.

El propio Paul le pidió, por favor, casi rogando, que le vendiera el catálogo de Nothern Songs.

Lew Grade dijo que no. Que sólo estaría dispuesto a aceptar la venta, si Paul comprase toda la ATV Music, toda la editorial, que incluyen algunos derechos televisivos. 40 millones de dólares por el paquete completo. Paul le pidió cinco minutos. Buscó un teléfono y llamó a Yoko. Le propuso que pusiera la mitad de esos 40 millones y así recuperar los derechos de las canciones de John. Yoko Ono, displicente, le contestó que no estaba en absoluto interesada en los derechos de esas canciones. Paul volvió a la reunión y amenazó a Lew Grade.

En febrero de 1983, Michael Jackson llegó a Londres para rodar el clip de Say say say junto a Paul McCartney. Jackson se alojo en la granja de Paul.

Según Linda McCartney, durante la noche del martes 8 de febrero de 1983, Paul habló de dinero y le contó a Michael que el gran negocio estaba en comprar los derechos editoriales de las canciones de los grandes artistas. Le mostró el catálogo de MPL producciones, su propia editorial. Jackson se quedó estupefacto. Vio como McCartney se había apoderado de las canciones de Buddy Holly, de Carl Perkins y hasta de las canciones de Al Johnson, el hombre que cantó en la primera película hablada del cine.

Cuando Michael volvió a Neverland se puso en campaña para comprar las canciones de Lennon y McCartney siguiendo al pie de la letra la sugerencia de Paul.

Se dice que Michael le había dicho a Paul que en su testamento pondría que las canciones de los Beatles volverían a ser de los propios Beatles. Pero esa versión jamás ha sido confirmada. Es un secreto que Michael se llevo a la tumba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s